«Tengo un suelo pélvico en acero» Por Johanna, Super-usuaria Emy

Johanna, una madre de solamente 25 años, es una de las 30 primeras usuarias en probar la sonda para la reeducación del suelo pélvico Emy de Fizimed.
Ella aceptó compartir su testimonio, para animar y ayudar a otras mujeres a atreverse a recuperar el control de su cuerpo. Un testimonio por el bien del suelo pélvico.
«Desde que ha empezado a utilizar Emy, ¡he vuelto a tener un suelo pélvico fuerte!»

«Estaba en la playa, y grité: ‘¡Mamá, mi tampón está aguantando!’ Por suerte no había franceses, o me habría puesto roja de vergüenza. «

Mi vida antes de Emy

¿Cuándo te diste cuenta de tu problema?

Durante la adolescencia, porque en la familia tenemos problemas de suelo pélvico débil, por lo tanto de descenso de órganos.

Yo era consciente de mi problema antes del embarazo, pero después de quedarme embarazada, se convirtió en un desastre.
De inmediato, empecé a buscar formas de acabar con mi problema.
Mi matrona me habló de la sonda poco después de que empezara la reeducación.

¿CÓMO CARACTERIZARÍA ESTE PROBLEMA?

Incómodo, a diario.

¿TENÍAS MIEDO DE LA SITUACIÓN?

A los 25 años, tener problemas de suelo pélvico es complicado. Piensas, «En una maldición, si sufro un descenso de órganos a los 30, ¿qué voy a tener a los 40 o 50?»
Es cierto que mentalmente ha sido muy difícil. Lo asumo, pero hay que saber hacer frente a tus problemas. Yo encontré LA solución.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE TU PROBLEMA DE SUELO PÉLVICO?

Fue sobre todo mi embarazo, que jugó un papel esencial. Mi suelo pélvico se aflojó completamente. Llegué a un punto en el que ni siquiera podía sostener un tampón. Tuve que ponerme manos a la obra de inmediato.
En el día a día, no tenía ningún problema, solamente cuando necesitaba ponerme un tampón.
Pero ahora no tengo que preocuparme.

ANTES DE LA SONDA EMY, ¿CUÁLES ERAN LAS SOLUCIONES PROPUESTAS?

Estuve yendo a ver a mi matrona, haciendo terapia física, y también probé la terapia de electroestimulación. Sin ningún resultado, mi suelo pélvico continuaba a estar flojo.

Así que me dije que tenía que encontrar otra alternativa. Y fue entonces cuando mi matrona me habló de Emy.

La progresión de mi suelo pélvico desde que he estado usando Emy

Con la sonda EMY ¿Cuánto tardaste en ver resultados?

Sentí una mejoría a las 2 o 3 semanas de utilización. ¡Me di cuenta de eso porque podía sostener un tampón!

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE USAR EMY?

La ventaja es que puede utilizarse en casa, cuando quiera. La frecuencia también se puede adaptar según las necesidades.
Yo solía utilizar la sonda tres veces a la semana. En cuanto tenía cinco minutos libres me podía a hacer los ejercicios en casa, tranquilamente.
No tenía ninguna obligación horaria como cuando tienes cita con un especialista.

Lo mismo ocurre con la regularidad, si yo quiero hacer ejercicios regulares durante 4 meses, después un parón de 2 meses y recomenzar. Es posible porque tengo la sonda en casa a mi disposición.

Emy, en tres palabras

Increíble, innovación y ¡gracias!

Siéntase libre de compartir este video y darnos su opinión en los comentarios. Y esperamos que este testimonio te ayude a ser consciente de que hay que cuidar el suelo pélvico.

¡Ah! Casi lo olvido. Echa un vistazo a la tienda on-line para pedir tu sonda Emy

Para descargar la aplicación de Emy directamente a su smartphone :

Descarga la aplicación Emy
Volver al principio
Tiempo de lectura
3 minutos

Los artículos sobre el mismo tema

Para una mejor experiencia, gire su pantalla por favor